Wind Rose –  diario gira USA

Los contrastes en la vida son fascinantes y, como los baños alternantes de frío caliente, te estimulan y agitan por dentro. Algo así sientes cuando tomas el Metro North desde Nueva York hacia Upstate. A los 10 minutos de montarte en ese tren ya estás en otro planeta. Es lento y con un punto decadente, perfecto para fantasear, perderme en mis pensamientos y preparar la lista del repertorio de esa noche. Los asientos de la izquierda son los más cotizados cuando te dirijes al norte, nadie quiere perderse ese río Hudson majestuoso que se abre pausadamente en el paisaje.

Eric Miller de Rick Turner Guitars me recogió en coche de Beacon Station, con las dos guitarras que me acompañarían el resto de la gira y que amablemente me cedieron. Cuando llegamos, Ira Coleman estaba calentando en la sala, Live at the Falcon, en Marlboro. Qué emoción encontrarle de nuevo, la última vez que tocamos juntos fue grabando el disco, también por aquellos lares. El formato a dúo me encanta, deja mucho espacio para poder improvisar y crear, así que lo disfruté mucho.

Ira Coleman at Live at the Falcon

Último tren a Manhattan. Debía apurarme para no poder el último tren hacia NYC. Llegué a tiempo y esperé en la estación vacía con las dos guitarras como única compañía. Me sonreí al pensar que podía ser el título de alguna próxima canción. La soledad es mi mejor recurso para invocar a las musas.Un inicio de gira sencillo y emocionante.